Alberto Andrade y las reflexiones tras su partida

No sé cuántos de los que leen estas líneas saben cómo fue el entierro de los nueve nativos que perdieron la vida durante los violentos enfrentamientos en Bagua. O si saben de algún homenaje que recibieron esos indígenas “manipulados y desinformados”. De lo que sí estoy seguro es que, en horas recientes, muchos de ustedes han leído, escuchado o visto noticias como esta: “Municipalidad de Lima le rindió homenaje póstumo a ex alcalde Alberto Andrade Carmona”. “Ex alcalde Alberto Andrade fue condecorado con la Orden al Mérito en el grado de Gran Cruz”. “Congreso rinde homenaje a Alberto Andrade”. “Gobierno declara Duelo Nacional por muerte de Alberto Andrade”. “Palacio de Gobierno luce bandera a media asta en señal de duelo”. Etc.

Alberto Andrade ¿A qué viene esta reflexión? A un intento de hacer evidente ante los ojos de quienes no quieren ver las enormes diferencias entre gobernantes y gobernados. Entre autoridades y los que no lo son. Entre personajes públicos y personajes anónimos. Entre la gente de la capital y la gente del “interior” del país. Entre los importantes y los no importantes. Entre un país centralizado y un Perú con ansias de una descentralización verdadera.

El nombre (Alberto Andrade) y los cargos (alcalde y congresista) son circunstanciales. Bien pudo tratarse del ministro XX, del embajador YY, del ex presidente ZZ, etc. Hago la aclaración para que no se interprete esto como algo personal contra el gordito bonachón a quien tuve oportunidad de entrevistar en muchas ocasiones y, la verdad, me causó muy buena impresión como persona. Hasta sospecho que no hubiera querido tantos homenajes pero el protocolo del Perú imperante es así.

El Perú de hoy es un país socialmente fracturado aunque desde el discurso oficial se diga lo contrario. En realidad, existen dos “perús”. El Perú que vemos y vivimos todos los días y el Perú que ven los congresistas desde sus escaños, los alcaldes desde sus sillones, y el presidente desde Palacio. Eso explica la no renuncia masiva de ministros tras la masacre de Bagua. Eso explica el blindaje aprista a la ministra del Interior, Mercedes Cabanillas. Eso explica los resultados de la última encuesta de CPI: en el interior del país solo 14 de cada 100 consultados aprueba la gestión del presidente Alan García.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s