Maestra vida, camara’a

Esta mañana, al verlo entrevistado en televisión, quedé conmovido con la gran batalla que está librando el ex congresista Luis Delgado Aparicio en busca de justicia para su hija Verónica que un día de julio de 2002 se fue a bailar a la discoteca Utopía, y luego murió en el incendio que posteriormente se desató allí.

Este acto en busca de justicia del “doctor Saravá”, el inmenso dolor que tiene que padecer, y los obstáculos que debe vencer, me hizo recordar la gran batalla que libraron a partir de 1992 los familiares de las víctimas de la universidad La Cantuta para llevar ante los tribunales a los asesinos del Grupo Colina.

Recuerdo que, por esos días, Delgado Aparicio respaldaba con argumentos irrebatibles los pedidos para investigar al jefe de la banda dictatorial, Alberto Fujimori. Hasta me parece estar viéndolo presentar sendas acusaciones contra Vladimiro Montesinos. Y por supuesto, cómo olvidar que ayudó a desenmascarar a Martin Rivas. Lo recuerdo claramente. ¡Qué actos heroicos los que protagonizaba en cuanto micrófono le pusieran al frente para demandar justicia! En mérito a ello, hoy me solidarizo con él. Maestra vida, camara’a, te da y te quita…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s