Toma la calle 27J

barras bravas en marchaToda mi vida he sido un protestador. Siempre he pensado que soy lo suficientemente inteligente como para necesitar que alguien me gobierne. Me repugnan los congresistas. Y me dan náuseas los políticos profesionales. Pero hoy no estuve ni física ni mentalmente con la movilización llamada “Toma la calle” por una sencilla razón: los defensores de los narcoindultos (Renov@r, Apra y compañía) se subieron al coche con la intención de lucirse como los abanderados del reclamo popular. Y fueron ellos (junto con ciertos barra bravas cremas), los que provocaron a la policía, haciendo que se desencadene una lluvia de bombas lacrimógenas. Solo faltó Alan García metiéndole un patadón a un pobre hombre.